HomeNewsUna vía para bloquear la autoimunidad

HHMI News

Una vía para bloquear la autoimunidad
Una vía para bloquear la autoimunidad

Summary

Al reprogramar células del sistema inmune, científicos encuentran una forma de mejorar la producción de células T asesinas naturales, lo que podría convertirse a largo plazo en una metodología para combatir enfermedades en las cuales el cuerpo ataca a sus propias células.
Al reprogramar células del sistema inmune, un equipo de científicos conducidos por un becario de investigación internacional del Instituto Médico Howard Hughes (HHMI) ha encontrado una forma de mejorar la producción de células T asesinas naturales, lo que podría convertirse a largo plazo en una metodología para combatir enfermedades en las cuales el cuerpo ataca a sus propias células. Las células T asesinas naturales (NKT, por sus siglas en inglés) mantienen el equilibrio del sistema inmune entre la destrucción y la tolerancia, mecanismo que se encuentra desbalanceado en enfermedades autoinmunes, tales como la diabetes tipo 1 y la enfermedad del intestino irritable. "Si podemos regular el nivel de células NKT, tenemos la posibilidad de retrasar el proceso de la diabetes tipo 1", dijo el líder del equipo László Nagy, becario de investigación internacional del HHMI y biólogo molecular en el Centro de Investigación para Medicina Molecular, de la Universidad de Debrecen, en Hungría. Él y sus colegas del Centro de Investigación trabajaron en colaboración con un científico de la Facultad de Medicina Albert Einstein, en Nueva York, para realizar los experimentos, los cuales fueron publicados en el número de julio de 2004, de la revista Immunity. Después de descubrir que un factor de transcripción llamado gama PPAR se expresa en las células dendríticas -las primeras en responder en el sistema inmune-, Nagy y sus colegas utilizaron una droga llamada rosiglitazona para aumentar la actividad de gama PPAR. La actividad adicional de gama PPAR hizo que las células dendríticas inmaduras se desarrollaran en una forma en la que podrían activar específicamente a las células NKT. "Se sabía que las células dendríticas derivan de monocitos, y sabíamos que existían distintos tipos de células dendríticas", dijo Nagy. "Pero nadie conocía los eventos reguladores que llevaban a las células dendríticas a la diferenciación. Describimos una vía para hacer células dendríticas con un fenotipo especial que incluye la inducción de células NKT". Las células dendríticas se encuentran en tejidos periféricos, tales como la piel, listas para englobar invasores extraños o células moribundas. Una vez que toman fragmentos de estas células, conocidos como antígenos, emigran a los nódulos linfáticos, donde preparan a las células T a preparar una inmunorrespuesta específica contra ese antígeno. El tipo de inmunorrespuesta inducida varía dependiendo de la clase de células dendríticas. Nagy cree que su grupo ha encontrado una forma de producir células dendríticas que favorezcan el reconocimiento y la tolerancia de lo propio -evitando, por ejemplo, la destrucción de células beta productoras de insulina del páncreas que ocurre en la diabetes tipo 1-. Una vez que descubrieron que gama PPAR estaba expresada en las células dendríticas, los investigadores caracterizaron a cada gen regulado por gama PPAR para caracterizar la vía que lleva a la activación de NKT. Pudieron demostrar que gama PPAR regulaba la expresión de un gen llamado CD1d, que codifica para una glicoproteína responsable de la presentación de los lípidos propios y extraños a las células T. Esta proteína es indispensable para la generación de células NKT. Los investigadores indican que el trabajo proporciona pistas sobre la forma en la que las señales del exterior de la célula pueden influir en la diferenciación y en la expresión génica, y abre la puerta para la intervención en la autoinmunidad al modular la expresión de CD1d, y la activación de las células NKT. "Pensamos que gama PPAR puede organizar una respuesta coordinada si los ligandos endógenos llegan desde afuera de la célula o se generan dentro de la célula", dijo Nagy. Estudios anteriores realizados con ratones diabéticos que no son obesos (NOD, por sus siglas en inglés), que son un modelo de diabetes tipo 1, apoyan la idea de que la modulación de los niveles de células NKT puede ayudar a combatir la autoinmunidad. Estos estudios han relacionado el proceso de destrucción de las células beta y el desarrollo de diabetes tipo 1 con el gen CD1d y las células NKT. En 2003, otro grupo de investigación publicó que el tratamiento de ratones NOD con una molécula que activa gama PPAR reducía de forma substancial el desarrollo de la diabetes tipo 1. Aunque los estudios actuales se limitaron a cultivos de líneas de células humanas, Nagy ve el potencial de probar el mecanismo en pacientes. Rosiglitazona, la droga que utilizaron para activar a gama PPAR, ya se utiliza en los Estados Unidos para mejorar la sensibilidad a la insulina en pacientes con diabetes tipo 2. Nagy sugirió que la búsqueda de cambios en las células NKT de pacientes que toman rosiglitazona indicaría si el mecanismo es activo. Nagy y sus colegas continúan estudiando la vía gama PPAR, y han comenzado recientemente a utilizar modelos en ratón para anular componentes relevantes -gama PPAR, CD1d y células NKT- para evaluar su impacto en la función de la vía.