Summary

El HHMI está realizando una búsqueda internacional de científicos creativos que trabajen en una variedad de disciplinas para que se unan en la Granja Janelia con el fin de desarrollar la próxima generación de herramientas que impulse descubrimientos biológicos.

El Instituto Médico Howard Hughes (HHMI) anunció hoy que está comenzando el empleo de líderes de grupos científicos para su Centro de Investigación Granja Janelia, que se está construyendo actualmente en Ashburn, Virginia.

El Instituto también ha identificado dos amplias áreas de investigación científica que se ajustan bien a la Granja Janelia: La identificación de los principios generales que gobiernan la forma en la que se procesa la información por medio de circuitos neuronales; y el desarrollo de tecnologías de procesamiento de imágenes y de métodos computacionales para el análisis de imágenes.

La Granja Janelia, primer centro autosustentable del HHMI, proporcionará un ambiente en el cual grupos de investigación pequeños puedan explorar interrogantes biomédicos fundamentales en una cultura altamente colaborativa e interdisciplinaria. El centro de 500 millones de dólares se abrirá a fines de 2006.

“La creencia central del Instituto es que científicos con creatividad e imaginación demostradas pueden hacer contribuciones duraderas que beneficien a la humanidad si se les proporciona un apoyo económico flexible y a largo plazo, y libertad para explorar”, dijo el presidente del HHMI, Thomas R. Cech.

En la primera fase de empleo, el HHMI utilizará una competición internacional abierta para identificar a líderes de grupos científicos en los campos de biología, química, informática, ingeniería, matemáticas y física. Cuando el centro esté completamente operacional, habrá entre 20 y 30 líderes de grupos y un personal de investigación permanente de alrededor de 300 científicos.

“Estamos buscando a científicos apasionados por la búsqueda de respuestas a problemas particularmente difíciles de la investigación científica básica y técnica”, dijo Gerald M. Rubin, director del Centro de Investigación Granja Janelia y vicepresidente del HHMI. “Como recompensa, nuestros científicos tendrán libertad y recursos sin paralelo para explorar esos problemas”.

El HHMI aceptará solicitudes de investigadores que se encuentren en cualquier etapa de la carrera. Aunque el Instituto ha elegido centrarse en la investigación de ciertas áreas, “consideraremos las solicitudes de individuos excepcionalmente talentosos que trabajen fuera de estas áreas definidas”, dijo Rubin. Las solicitudes serán revisadas por grupos de investigadores existentes del HHMI, complementados con físicos, ingenieros e informáticos, según se necesite. El HHMI anticipa que habrá un segundo proceso de solicitudes abierto durante 2005 y 2006.

El c oncepto

El plan para la Granja Janelia surgió del reconocimiento por parte de la dirección del HHMI de que a pesar de que la mayoría de los problemas biomédicos se manejan bien en el contexto de las universidades, existen algunos que podrían manejarse mejor en un lugar donde pequeños grupos de investigadores con diferentes habilidades puedan trabajar juntos sin las barreras con las que se enfrentan típicamente en una universidad. El desarrollo de nuevas herramientas para facilitar el descubrimiento biológico, por ejemplo, puede requerir de distintos tipos de experiencias. Pero en las universidades, los científicos que trabajan en distintos campos se encuentran frecuentemente compartamentalizados, y las demandas impuestas a los investigadores por sus departamentos pueden restringir la colaboración fuera de esos ámbitos.

Al desarrollar el concepto para el centro, Rubin, Cech, David A. Clayton, vicepresidente y principal oficial científico del HHMI, y sus consejeros intentaron crear un ambiente donde investigadores que trabajen en una variedad de disciplinas se unan para estudiar interrogantes biológicos difíciles que no se pueden contestar en periodos de tres a cinco años, que es lo que cubren la mayoría de los subsidios federales. En este momento, no existe en el mundo un centro de investigación bien equipado donde un grupo de científicos pueda reunirse, trayendo algunos miembros de su propio laboratorio de investigación, para trabajar por períodos que se extiendan desde unas pocas semanas a varios años.

“Existen ventajas para científicos que pasen cierto tiempo en Janelia y luego se retiren”, agrega Cech. “Por ejemplo, cuando vuelvan de nuevo a la academia, serán embajadores de la tecnología de avanzada que será desarrollada en Janelia. Deseamos diseminar los instrumentos y las herramientas computacionales creadas en Janelia por todo el mundo, y estos exalumnos de la Granja Janelia proporcionarán un mecanismo de difusión”.

Los investigadores de la Granja Janelia se librarán de la mayoría de las tareas administrativas, de redacción de subsidios y de enseñanza que consumen gran parte del tiempo en una universidad. Esto les permitirá participar directamente en los experimentos, ya que podrán pasar la mayor parte de sus días trabajando en el laboratorio o involucrados en discusiones colaborativas.

Durante el planeamiento de la Granja Janelia, el HHMI estudió cuidadosamente la estructura y la cultura científica de otros modelos de investigación importantes en laboratorios académicos y biomédicos con fines de lucro, incluyendo el Laboratorio del Consejo de Investigación Médica de Biología Molecular que se encuentra en Inglaterra y los Laboratorios Bell de AT&T;, en los Estados Unidos. Aunque los dos laboratorios eran diferentes en muchas formas, tenían varias cosas en común. Ambas instituciones mantenían grupos de investigación pequeños, y los investigadores principales trabajaban en el laboratorio. Un único patrocinador proporcionaba todos los fondos -no se permitía la solicitud de subsidios externos- y había buenos servicios e infraestructura de apoyo. Notablemente, dijo Rubin, ambas instituciones evaluaban a su propio personal en lugar de confiar en la opinión experta de personas de otras instituciones.

Definición de los programas científicos

Los programas de investigación en la Granja Janelia son una extensión natural del compromiso del HHMI de librar a científicos creativos de las exigencias que limitan su habilidad de realizar estudios de investigación revolucionarios. El centro Granja Janelia y su programa científico complementarán estrechamente el establecido programa de investigadores del HHMI. Ese programa actualmente consiste en más de 300 investigadores que se encuentran en 64 universidades a lo largo de los Estados Unidos, que tienen la libertad y la flexibilidad de ampliar los límites del conocimiento en algunas de las áreas más importantes de la investigación biomédica.

Con respecto a las áreas de investigación que se beneficiarían de la atmósfera intelectual única de la Granja Janelia, Rubin, Cech y Clayton tenían ideas definidas que se basaban en sus propias experiencias personales como investigadores y en su ventajosa posición como líderes científicos del HHMI. “Teníamos opiniones firmes sobre la dirección que debíamos seguir”, dijo Cech, “pero también sabíamos que podríamos mejorar esas ideas al utilizar el conocimiento de nuestros colegas”.

El valioso consejo de investigadores del HHMI, de miembros del comité consejero científico de la Granja Janelia y de contactos personales en la comunidad científica ayudaron a Rubin, Cech y Clayton a refinar sus ideas y a limitar las posibles áreas de investigación para la Granja Janelia.

Para recibir más sugerencias, el HHMI condujo cinco talleres científicos en los que se consultó a una amplia gama de investigadores, cuya experiencia se encontraba dentro y fuera de los límites de los campos tradicionales de experiencia del HHMI. En 2004, el HHMI realizó estos talleres, dos de los cuales fueron realizados en forma conjunta con la Sociedad Max-Planck. Más de 200 investigadores de todo el mundo pusieron a disposición su experiencia durante los talleres. Se desafió a los participantes con la tarea de recomendar áreas de investigación que podrían tener un alto impacto, y que sin embargo no estuvieran siendo manejadas de forma adecuada.

Para ayudar a los asistentes a pensar más allá de la cronología típica de proyectos a corto plazo, Rubin los desafió con lo que llama el “problema de las mil personas por año”. Les indicó que “se imaginen que reciben recursos para reunir a un grupo de 100 personas y para mantener a ese grupo durante 10 años. Las reglas son que el problema tiene que ser realmente importante, pero deben justificar de forma convincente que tienen al menos un 20 por ciento de probabilidad de resolverlo”.

Ese desafío generó un consejo sincero sobre las ventajas y desventajas, los obstáculos y las posibilidades de numerosas áreas de investigación, incluyendo el procesamiento de imágenes, la neurobiología, las proteínas de la membrana, la biofísica, la nanotecnología, la cristalografía de rayos X y una multiplicidad de otros temas. Los talleres resultaron ser útiles, no sólo porque se identificaron oportunidades científicas sino porque -lo que quizás sea aún más importante- se identificaron las áreas de investigación que se podrían beneficiar del ambiente de la Granja Janelia, a diferencia de las que se podrían estudiar igualmente bien bajo el espectro de programas de investigación académicos existentes. “Una de las pruebas que propuse para estos talleres es lo que un genetista llamaría `una prueba de deleción'”, dijo Rubin, “si no existiera la Granja Janelia, ¿se podría contestar un interrogante de investigación particular en el mismo tiempo? Si la respuesta era `no', entonces ese podría ser un interrogante digno de consideración para la Granja Janelia”.

Dos amplias categorías de investigación surgieron como las favoritas del consenso general como foco de investigación inicial en la Granja Janelia: la identificación de los principios generales que gobiernan el procesamiento de información realizado por grupos de neuronas; y el desarrollo de tecnologías de procesamiento de imágenes y de métodos computacionales para analizar imágenes.

Uno de los objetivos principales del proyecto del circuito nervioso es comprender con un detalle anatómico y funcional completo la arquitectura neurobiológica de un comportamiento moderadamente complejo, tal como comer, caminar, enamorarse o aprender. Los estudios se realizarían en varios modelos animales distintos, tales como moscas, peces y ratones. Tal tarea requiere, debido a sus características, de un núcleo de investigadores interdisciplinarios -neurólogos, químicos, personas que desarrollan instrumentos e informáticos-. “Este tipo de proyecto es atractivo para el HHMI porque brindará información a los investigadores sobre muchos aspectos diferentes de la organización del sistema nervioso”, dijo Rubin.

Una de las metas del programa de procesamiento de imágenes es desarrollar nuevas tecnologías de procesamiento de imágenes que permitan la investigación en muchas y variadas áreas de investigación científica. “El consenso entre los científicos que aconsejaron al HHMI fue que el análisis de imágenes con resolución subcelular es un área que podría tener un alto impacto, pero no está siendo bien financiada o tratada en ambientes actuales de investigación”, dijo Rubin. Existe una oportunidad para que la Granja de Janelia contribuya significativamente a la comunidad de investigación con programas que faciliten el desarrollo de herramientas para mejorar el procesamiento de imágenes funcional en sistemas vivos. Ya sea a nivel de la sinapsis o de un organismo entero, existe una necesidad de mejores sondas, técnicas nuevas e innovadoras de procesamiento de imágenes, métodos para almacenar y analizar las enormes cantidades de datos generados, y aplicación imaginativa de estas tecnologías a problemas biológicos importantes y sin resolver.

“Estos dos programas son lo que llamaría investigación de algo riesgo y recompensa”, dijo Rubin. “El éxito en estas áreas no está garantizado y requerirá de mucho valor intelectual, pero el impacto podría ser enorme”.

Diseño y arquitectura del centro

La Granja Janelia será construida en una parcela de 281 acres de tierra que se extiende a lo largo del río Potomac cerca de Leesburg, en Virginia. La Granja Janelia fue adquirida por el HHMI en 2000, poco después de que Tom Cech se unió al Instituto como presidente.

El diseño del centro que fue realizado por el arquitecto, internacionalmente renombrado, Rafael Viñoly logra lo máximo de un sitio ambientalmente sensible e históricamente significativo. El complejo Granja Janelia -que incluye un edificio de laboratorios, una sala de conferencia y apartamentos para los científicos que visiten el complejo- se entremezcla con los alrededores naturales del lugar y se caracteriza por tener laboratorios altamente flexibles que pueden ser adaptados fácilmente de acuerdo a cambios necesarios debidos a las distintas investigaciones. Todos los aspectos del centro de investigación tecnológico de avanzada -los programas, la gente, el diseño de los edificios e infraestructura- estimularán la investigación multidisciplinaria y en equipo, que es necesaria para avanzar en ciencia médica.

La construcción inicial proporcionará de laboratorios para acomodar un personal de investigación permanente de 300 personas así como a investigadores visitantes, el personal científico de apoyo base y la administración. En total, la Granja Janelia consistirá en cerca de 760.000 pies cuadrados de espacio, que incluirán las áreas de los laboratorios y de apoyo a la investigación, un centro de conferencias y alojamientos a corto plazo para más de 100 visitantes.

El Instituto Médico Howard Hughes

El Instituto Médico Howard Hughes fue establecido en 1953 por el aviador industrialista de quien lleva el nombre. El propósito principal del HHMI es la realización directa de investigación biomédica, que se realiza en colaboración con 64 universidades, centros médicos y otras instituciones a lo largo de los Estados Unidos. Más de 300 investigadores, junto a un personal de apoyo científico de 3.000 individuos, trabajan en esas instituciones en laboratorios Hughes. El Instituto también tiene un programa de subsidios filantrópicos que fortalece la educación científica y el entrenamiento que se extiende desde la escuela primaria hasta la facultad de medicina y los estudios de doctorado. También apoya el trabajo de investigación biomédica que realizan investigadores en muchos países del mundo.

El HHMI es una de las mayores instituciones filantrópicas del mundo, con un capital de más de 12 mil millones de dólares. Sus oficinas centrales están ubicadas en Chevy Chase, en Maryland, justo a las afueras de Washington, DC.

For More Information

Jim Keeley 301.215.8858 keeleyj@hhmi.org