HomeNewsDrogas contra el cáncer de mama podrían retrasar el crecimiento del cáncer de pulmón

HHMI News

Drogas contra el cáncer de mama podrían retrasar el crecimiento del cáncer de pulmón

Summary

Una estudiante de medicina que realizaba investigación con una beca del HHMI y sus colegas han logrado detener el crecimiento de células humanas de cáncer de pulmón, que fueron injertadas en ratones, utilizando un tipo de drogas para el cáncer de mama llamadas inhibidores de aromatasa.

Hace algunos años atrás que los investigadores descubrieron que, al igual que los tumores de mama, algunos tumores de pulmón también prosperan con el estrógeno. Ahora una estudiante de medicina que realizaba investigación con una beca del Instituto Médico Howard Hughes (HHMI) y sus colegas han logrado detener el crecimiento de células humanas de cáncer de pulmón, que fueron injertadas en ratones, con un tipo de drogas para el cáncer de mama llamadas inhibidores de aromatasa.

Los estudios están publicados en el número del 15 de diciembre de 2005 de la revista Cancer Research.

Sin aromatasa, no se tiene estrógeno.

Olga Weinberg

“Fue una continuación natural del trabajo que ya se había realizado al relacionar el estrógeno con el cáncer de pulmón”, dijo Olga Weinberg, que demoró su cuarto año en la Facultad de Medicina de la Universidad Vanderbilt para trabajar en el proyecto.

Los resultados indican una nueva forma de tratar el cáncer de pulmón en mujeres -grupo cuyo índice de mortalidad por la enfermedad está aumentando-.

“Ahora, más mujeres mueren de cáncer de pulmón que de cáncer de mama”, dijo el autor senior Richard Pietras, mentor de investigación de Weinberg en la Universidad de California en Los ”ngeles. “Seguimos una de las pistas del por qué sucede esto, que indica que el estrógeno impulsa el crecimiento de ciertos tipos de cánceres de pulmón en mujeres”.

Para observar si podían bloquear este crecimiento, el equipo comenzó con la enzima aromatasa. Presentaba un blanco de ataque natural porque la aromatasa convierte la testosterona en estradiol, forma potente de estrógeno también utilizada en la terapia de reemplazo hormonal. Además, las drogas que inhiben la aromatasa ya han llegado al mercado como nuevos tratamientos para el cáncer de mama.

“La producción de estrógeno requiere de varios pasos y la aromatasa es la clave del proceso”, dijo Weinberg. “Sin aromatasa, no se tiene estrógeno”.

Para confirmar que el cáncer de pulmón necesita de aromatasa, el equipo primero buscó la enzima en células de cáncer de pulmón crecidas en el laboratorio. Después de encontrarla allí, también buscaron en 53 muestras de pacientes con tumores de pulmón de células que no eran pequeñas. Mediante la utilización de un anticuerpo específico para la aromatasa y técnicas inmunohistoquímicas, encontraron que el 88 por ciento de los especimenes de mujeres y el 86 por ciento de los de hombres contenían altos niveles de la enzima.

“Entonces nos empezamos a entusiasmar”, dijo Weinberg. El equipo procedió a destacar actividad de la aromatasa en sí misma con un indicador radiactivo, encontrando que la enzima era activa en las células de laboratorio y en los especimenes congelados. Verificaron los resultados al reducir el estrógeno de las células, dándoles luego testosterona: si la aromatasa estaba funcionando, las células producirían estrógeno. Y sí lo estaban.

”Una vez que vimos que la aromatasa estaba activa, quisimos ver si podíamos inhibirla con las mismas drogas que se utilizan para el cáncer de mama”, dijo Weinberg. El equipo trató las células con la droga anastrozole por 48 horas, encontrando que de hecho sí inhibía la actividad de la aromatasa y retrasaba el crecimiento tumoral en el laboratorio.

“Encontramos que los tumores con niveles altos y bajos de aromatasa eran sensibles a la droga”, dijo Pietras.

Finalmente, el equipo injertó tumores de pulmón humanos en ratones. Un grupo de ratones recibió anastrozole durante 21 días, mientras que un segundo grupo no recibió la droga. Los tumores de los ratones que tomaban la droga crecieron un 90 por ciento más despacio que los tumores de los ratones que no recibieron tratamiento.

“Era una continuación tan natural que, aunque nadie había observado a los inhibidores de aromatasa en el cáncer de pulmón anteriormente, era sólo una cuestión de tiempo antes de que alguien lo hiciera”, dijo Weinberg, quien espera que la publicación lance la carrera que ha planeado como patóloga. “Siempre he querido trabajar con cáncer y también quería aprender sobre patología. La beca del HHMI me permitió hacer ambas cosas durante un año”.

El HHMI otorga becas de investigación a estudiantes de medicina para permitir que los estudiantes realicen investigación por un año durante su entrenamiento médico. El instituto quiere entusiasmar a estudiantes de medicina para que consideren carreras en investigación.

Mientras Weinberg termina con sus estudios de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Vanderbilt este año, Pietras y sus colegas en UCLA han comenzado a estudiar varios otros inhibidores de aromatasa contra el cáncer de pulmón. Esperan pasar a ensayos clínicos con humanos, que deberían progresar rápidamente dado que las drogas ya tienen la aprobación de la FDA.

Entre otros contribuidores de esta investigación en la UCLA incluyen a Diana Marquez, Michael Fishbein, Lee Goodglick, Hermes Garban y Steven Dubinett. El Programa SPORE de Cáncer de Pulmón del Instituto Nacional del Cáncer y el Programa Stiles en Oncología Integradora de la UCLA proporcionaron el principal financiamiento para la investigación preclínica y para el laboratorio, respectivamente.

Related Links

For More Information

Jim Keeley
[ 301-215-8858 ]
Cindy Fox Aisen
[ 317-843-2276 ]